Cuando NO quieren comer verduras

Hablar sobre verduras es un tema que más que delicado está rodeado de mitos. Uno de los más grandes es que los niños odian comer verduras. La realidad es que la mayoría de niños disfruta comer verduras, quizás no toda su variedad pero sí muestran gusto por algunas de ellas. Recuerdo a una de mis sobrinas comer felizmente pico de gallo y dejar su mollete a un lado cuando tenía 3 años o a otro de mis sobrinos que aún estando enfermo no puede decirle NO a comer un delicioso nopal.

Entonces, ¿qué debemos saber o aprender sobre el consumo de verduras? Aquí te comparto cinco datos y tips para aprovechar las muchas propiedades que las verduras ofrecen.

  1. Nutrición balanceada. Una dieta equilibrada es básica para que los niños crezcan y se desarrollen en todos los aspectos y debe incluir la cantidad y la variedad adecuada de proteínas, grasas y azúcares. La dieta de cada niño es particular ya que depende de su edad y de la actividad física que realice.
  2. Desde la papilla. Muchos pediatras consideran indiferente si el bebé inicia su alimentación con papilla de frutas o de verduras. Si bien, no hay una regla, si tu bebé inicia comiendo verduras mostrará una mayor aceptación a éstas ya que no ha probado las papillas de frutas que suelen ser más dulces.
  3. Picos de crecimiento. O coloquialmente conocidos como “estirones” están caracterizados por tener más hambre, dormir un tiempo más prolongado y en ocasiones, mal humor. Si bien estos picos no ocurren al mismo tiempo en todos los niños sí es importante que los papás alimenten al hijo adecuadamente (inclusive si está requiriendo una porción de alimentos adicional) y le permitan dormir más tiempo. Si estos síntomas persisten consulta al pediatra ya que podría tratarse de un problema de salud grave. Muchos papás justifican que sus hijos están en etapa de crecimiento perpetuamente y proporcionan una dieta que no es adecuada y que podría generar obesidad.
  4. Consumo de verduras en los adultos. El mayor problema de que algunos niños no quieran consumir verduras somos los adultos. En México 7 de cada 10 adultos tiene sobrepeso / obesidad. El consumo de fruta y verdura recomendado por la Organización Mundial de la Salud es de 400 gramos diarios. El consumo en México es de 280 gramos por día (Fundacion 5XDia, 2015).
  5. Combinar y sustituir. En lugar de darte por vencido es hora de poner manos a la obra y asegurarte de incluir suficientes verduras en tu dieta y en la de tus hijos. Existen muchas recetas deliciosas con verduras. La clave está en saber combinarlo (por ejemplo en una pasta) o sustituir (unas papas fritas por una ensalada verde). Algunas de mis opciones favoritas son vegetales a la parrilla (cuando preparamos carne asada), pasta con calabazas y wrap de carne con ensalada de pepino y calabaza. Otra idea es  destinar un dia a la semana a no comer carne.

Aprovecha este verano para preparar ricas y frescas recetas con verduras y no olvides que tu ejemplo tendrá una gran influencia en los hábitos alimenticios de tus hijos al ser adultos. Si tus hijos son pequeños, pueden enseñarles sobre tener una dieta balanceada con juegos.

Ahora sí… ¡a disfrutar!